Filiación. Negativa a la prueba genética.

DATOS DE LA CAUSA

Sede: Ciudad de Córdoba.

Dependencia: Cámara de Familia de Segunda Nominación.

Autos: “M., J. L. c/ M., A. N. – Acciones de Filiación – Contencioso – Recurso de Apelación”.

Resolución: Sentencia n.° 80.

Fecha: 20/9/2017.

Jueces: Roberto Julio Rossi, Graciela Melania Moreno de Ugarte y Fabián Eduardo Faraoni.

Análisis documental: Susana Squizzato (tutora).

 

 

SÍNTESIS DE LA CAUSA

El juzgado de familia de primera instancia admitió una demanda de reclamación de filiación extramatrimonial y declaró que el actor es hijo extramatrimonial del demandado. El accionado interpuso recurso de apelación. La alzada rechazó el recurso. Sostuvo que, frente a la enérgica negativa del demandado a realizarse la prueba genética, la jueza aplicó correctamente la consecuencia que se deriva del indicio grave, no obstante, sumó otros medios probatorios que lo corroboraron, y dan cuenta de la relación íntima entre la madre del actor y el demandado al tiempo de la concepción, sin que éste haya aportado prueba alguna que lo desvirtúe.

 

 

SUMARIOS:

 

FILIACIÓN. NEGATIVA A LA PRUEBA GENÉTICA. INDICIO. Presunción idónea. Prueba. Regla de experiencia.

En el juicio de filiación, el indicio en contra del renuente constituye una presunción idónea por sí sola, es decir, que no requiere de complemento probatorio. Para el progreso de la demanda no cabe requerir al actor que demuestre la existencia de relaciones sexuales entre la madre y el supuesto padre al tiempo de la concepción. Se asume como regla de experiencia que la negativa del demandado a efectuarse el estudio que pudo haber descartado en forma absoluta la pretendida existencia del vínculo biológico, habilita a concluir que la filiación reclamada existe. Esto porque, es evidente que el accionado con su negativa pretende evitar que se produzca la prueba que lo señalará como padre.

 

FILIACIÓN. NEGATIVA A LA PRUEBA GENÉTICA. Prueba. Inversión de la carga de la prueba.

De conformidad con lo prescripto por el art. 710 del CCC, la regla que establece que el que afirma es el que debe probar, se invierte en los procesos de familia y la renuencia del demandado produce una inversión de la carga de la prueba, máxime cuando el presunto padre demandado es el único que tiene la posibilidad de aportar los elementos para que la prueba genética se realice. Dicha prueba, por su elevadísimo valor, se torna una herramienta esencial para la determinación de la filiación, en tanto logra la demostración de la paternidad con altísima certeza.

 

PROCESOS DE FAMILIA. PRUEBA. PRUEBA TESTIMONIAL. Testimonios de parientes y allegados.  

El art 711 del CCC expresamente autoriza que en los procesos de familia, parientes y allegados a las partes pueden ser ofrecidos como testigos, toda vez que, en los conflictos familiares, ellos son los que mejor conocen los hechos que suceden en el ámbito de la intimidad, en el hogar y muchas veces en su presencia. La exclusión de estas personas, importaría renunciar al conocimiento de la verdad, y con ello a la solución justa del caso; por lo que los testigos excluidos en las cláusulas procesales generales se convierten en necesarios en los procesos de familia.

 

FILIACIÓN. Proceso de familia. Prueba. Testimonio: valoración.

La circunstancia de que los testigos no hayan recordado con exactitud el año en que se desarrolló la relación de noviazgo entre la madre del accionante y el demandado en el proceso de filiación extramatrimonial, no torna sus declaraciones imprecisas o mentirosas. Por el contrario, tal circunstancia es un indicio claro de que las declaraciones han sido espontáneas, sin preparación previa al momento de la audiencia.

 

 

Acceda al fallo completo:  Sentencia 80

 

Formato accesible para personas con discapacidad visual: